¿Qué dice la Iglesia Católica sobre los signos zodiacales?

603
Publicidad

Los signos zodiacales y la astrología en general han sido una práctica popular y fascinante durante siglos. Muchas personas utilizan la astrología como una herramienta para la autoexploración y la toma de decisiones. Sin embargo, la religión y la astrología a menudo han estado en desacuerdo, especialmente en el caso de la Iglesia Católica. En este artículo, exploraremos la postura de la Iglesia Católica sobre los signos zodiacales.

La Iglesia Católica sobre los signos zodiacales

La Iglesia Católica ha sido históricamente crítica de la astrología, y ha hecho esfuerzos para disuadir a los católicos de participar en prácticas astrológicas. En la Edad Media, la astrología fue considerada una forma de magia, y el uso de la astrología fue condenado como una práctica diabólica.

En el Catecismo de la Iglesia Católica, se menciona brevemente la astrología en el apartado sobre la idolatría y la adivinación. El catecismo declara que «todas las formas de adivinación deben rechazarse: recurso a Satán o a los demonios, evocación de los muertos, y otras prácticas que falsifican la verdad» (CIC, párrafo 2116). La astrología se menciona específicamente en el párrafo siguiente, que declara que «el horóscopo, la consulta de los astrólogos, la interpretación de los augurios y de las prácticas de la magia y de la brujería, la recurrencia a las llamadas ciencias ocultas, conllevan una cierta fascinación, que puede alejar de la fe en Dios y llevar a formas de dependencia respecto de los poderes de este mundo» (CIC, párrafo 2117).

En resumen, la Iglesia Católica desaconseja a los católicos la participación en prácticas astrológicas, considerándolas como una forma de adivinación y como una tentación hacia la idolatría y la dependencia de poderes terrenales.

Conclusión

En conclusión, la Iglesia Católica ha sido crítica de la astrología y los signos zodiacales a lo largo de la historia, considerándolos como una forma de adivinación y una tentación hacia la idolatría y la dependencia de poderes terrenales. Sin embargo, la Iglesia Católica respeta la elección personal de cada individuo y su libertad para decidir si cree o no en estas prácticas.